Ugly Betty sale del armario

Durante las últimas semanas han sucedido dos grandes acontecimientos en lo que es la industria del entretenimiento y la comunidad homosexual; Ricky Martin salió del armario y Justin Suarez (De ugly Betty también). Realmente es cuestión de estar orgullosos y un paso muy importante en nuestra cultura. Pero hablemos acerca de la serie y del personaje de Justin Suarez.

Cuando la serie comenzó el personaje, interpretado por Mark Indelicato, tenía tan solo unos 12 años de edad. Esto fue hace 4 años y ya teníamos claro que el niño era gay. Me pareció una elección arriesgada por parte de una cadena como ABC que es bastante conservadora (pertenece a la Disney) dar este paso. Sobretodo me pareció un tema muy controversial.

No estaba seguro de que pensar. Yo estoy a favor de los gays (obviamente pues lo soy) pero que un niño de 12 años interpretase el papel de un chico homosexual me era un tanto confuso. Supongo que yo a los 12 ya lo sabía pero aún así me pareció una decisión arriesgada.

A lo largo de la serie la sexualidad del niño fue tocada y manejada con mucha clase. El padre en un principio no estaba a favor de la elección sexual de su hijo pero el resto de su familia le apoyaba y estimulaba. No sabemos si él ya sabía que era gay o no.

En esta temporada y en los últimos capítulos por fin cerraron el capítulo en este tema. Llevaron a Justin a creer que estaba enamorado de una chica cuando en realidad estaba enamorado de su mejor amigo de teatro. Me gusto que no exagerasen todo el rollo de la confusión tan típico y telenovelesco. Justin no demoro en aceptar su sexualidad, lo único que sabía era que le gustaba su mejor amigo.

También me encanto la relación que desarrollaron entre el personaje de Mark Saint James y el chico. Mark, a su manera, se veía reflejado en este niño confundido y ayudarlo a él era como ayudarse a si mismo cuando era un niño. Algo realmente muy dulce.

Por fin llegamos al punto en que Justin tiene un novio, no es confuso, no hay drama, solo se quieren y eso me encantó. La familia lo acepto enseguida pese a que Justin no quería que se supiera y que Mark quisiera que le dieran su tiempo al niño.

En el penúltimo capítulo de la serie 4×19, su historia se cierra cuando en la boda de su madre invita a su novio a bailar en la pista. Uno de los momentos más conmovedores y reales que he visto en la historia de la televisión. Toda la familia le apoyaba y hasta Mark se conmovió.

También surgió un punto interesante cuando Ignacio Suarez leyó en una revista y le dijo a Mark que la razón por la cual él no tenía relaciones duraderas era porque su madre nunca le había aceptado por ser como es. Un punto ciertamente sobre el cual más de uno podría detenerse a reflexionar.

Mark lo hizo, reflexiono y se dio cuenta de que su vida de fiestas y novios ocasionales ya no era suficiente para llenar el vacío que sentía en su alma. Mark también es un personaje con el cual siempre he empatizado con su actitud autodestructiva ante la posibilidad de una relación feliz.

No olvidemos cuando engaño a su ex novio en la temporada pasada por un don nadie por creer que no merecía ser feliz. Ahora Mark quiere algo más y lo demostró cuando rechazo a un señor atractivo al admitirle que él quería algo más.

Ciertamente ha sido un gran mes para la comunidad gay de la industria del entretenimiento. Estamos dando un paso adelante y creo que todos podemos estar orgullosos de ello. Aquí les dejare con la escena donde Justin se pone a bailar con su novio en público admitiendo su sexualidad ante su familia más que receptiva. Ya quisiéramos todos tener una familia como la de Justin. ¿Tú qué opinas?

Ciudad Pride © 2017